¿Quién regula los medios de comunicación social?

Las plataformas de medios sociales se han encontrado repetidamente en el punto de mira del gobierno de los Estados Unidos en los últimos años, ya que se ha ido revelando progresivamente cuánto poder realmente ejercen, y con qué propósitos han elegido ejercerlo. Pero a diferencia de, digamos, un fabricante de armas de fuego o de drogas, no hay una autoridad designada que diga lo que estas plataformas tecnológicas pueden y no pueden hacer. Entonces, ¿quién las regula? Se podría decir que todos y nadie.

1. Los reguladores federales

La Comisión Federal de Comunicaciones y la Comisión Federal de Comercio son lo que la gente tiende a pensar cuando “medios sociales” y “regulación” se usan en una frase juntos. Pero uno es un especialista – no el correcto, desafortunadamente – y el otro un generalista.

2. Los legisladores estatales

Los Estados son cada vez más campos de batalla para las fronteras de la tecnología, incluyendo las empresas de medios sociales. Esto se debe probablemente a la frustración por el estancamiento partidista en el Congreso que ha dejado graves problemas sin resolver durante años o décadas. Dos buenos ejemplos de estados que han perdido la paciencia son las nuevas normas de privacidad de California y la Ley de Privacidad de Información Biométrica de Illinois (BIPA).

La Ley de Privacidad del Consumidor de California (CCPA) nació posiblemente de las cenizas de otros intentos a nivel nacional para que las empresas fueran más transparentes en cuanto a sus políticas de recopilación de datos, como la desafortunada Ley de Privacidad de la Banda Ancha.

Los funcionarios de California decidieron que si los federales no iban a dar un paso al frente, no había razón para que el estado no se ocupara al menos de los suyos. Por convención, las leyes estatales que ofrecen protección al consumidor generalmente tienen prioridad sobre las leyes federales más débiles – esto es así para que un estado no tenga prohibido tomar medidas para la seguridad de sus ciudadanos mientras que la lenta maquinaria del Congreso se arrastra.

3. El Congreso

¿Qué se puede decir de la ineficacia del Congreso que no se haya dicho ya, una y otra vez? Incluso en el mejor de los casos, pocos confiarían en que estas personas establezcan reglas razonables y claras que reflejen la realidad. El Congreso simplemente no es la herramienta adecuada para el trabajo, debido a su ignorancia obstinada y deliberada en casi todos los temas de tecnología y medios sociales, sus innumerables conflictos de interés y su dolorosa lentitud – perdón, deliberación – en la redacción y aprobación de cualquier proyecto de ley, por no hablar de los buenos.

Las empresas se oponen a las leyes estatales como la CCPA y piden normas nacionales porque saben que tardarán una eternidad y que habrá más oportunidades de meter el dedo en la llaga antes de que se hornee. Las normas nacionales, además de llegar demasiado tarde, son mucho más propensas a ser diluidas y acribilladas por los grupos de presión de la industria. (Esto es indicativo de la influencia que estas compañías ejercen sobre su propia regulación, pero no es apenas oficial).

4. Los reguladores europeos

Por supuesto, por muy central que se considere, los Estados Unidos son sólo una parte de un ecosistema mundial de prioridades, líderes y sistemas jurídicos diversos y cambiantes. Pero en una especie de versión interna de las leyes estatales que se imponen por encima de su peso, las leyes que afectan a una gran parte del mundo, excepto los EE.UU., todavía pueden tener un efecto importante en la forma en que las empresas operan aquí.

El ejemplo más evidente es el Reglamento General de Protección de Datos, o GDPR, un conjunto de normas, o más bien la ampliación de las normas existentes que datan de 1995, que ha comenzado a cambiar la forma en que algunas empresas de medios de comunicación social hacen negocios.

Pero éste es sólo el último paso de un proceso fantásticamente complejo, de varias décadas de duración, que debe armonizar las leyes nacionales y las necesidades de los Estados miembros de la Unión Europea a fin de proporcionar la influencia necesaria para obligar a la adhesión a las normas internacionales. La burocracia rara vez molesta a las empresas de tecnología, que dependen de bolsillos sin fondo para arar o de la agilidad innata para bailar.

5. ¿Nadie? ¿En serio?

Como puedes ver, el ecosistema regulador en el que nadan los medios sociales está más o menos libre de depredadores. Los más peligrosos son los pequeños y ágiles – las legislaturas estatales – que pueden dar un mordisco antes de que las plataformas hayan tenido la oportunidad de prepararse para ello. Los demás reguladores son demasiado lentos, demasiado comprometidos o demasiado involucrados (o alguna combinación de los tres) para constituir una amenaza real. Por esta razón puede ser necesario introducir una nueva especie, pero familiar: el organismo experto.

Como se ha señalado anteriormente, la FCC es el ejemplo más familiar de uno de ellos, aunque su función es tan fragmentada que se podría perdonar que se olvidara que fue creado originalmente para asegurar la integridad del sistema telefónico y telegráfico. ¿Por qué, entonces, es la agencia experta en desechos orbitales? Esa es una historia para otro momento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *